En Familia

Ideas y consejos sobre salud, ahorro, viajes… en “Contigo en Familia”.

Hábitos saludables contra la obesidad infantil

Una dieta sana y practicar deporte son claves para una buena salud

Los expertos recomiendan que el 55 % de la energía proceda de los carbohidratos, el 25 % de las grasas y otro 25 % de las proteínas, además de los aportes de fibra y vitaminas.

El estrés diario, las comidas precocinadas y el poco tiempo para el deporte hacen que muchas personas sufran obesidad. Pero no solamente sufren obesidad los adultos, también los más pequeños.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), 124 millones (casi un 20 %) de niños y adolescentes de entre 5 y 19 años del mundo son niños con problemas de obesidad. También advierte que el 60 % de los niños con sobrepeso serán obesos de mayores, con los problemas que esto conlleva: factores de riesgo cardiovascular, diabetes tipo 2, desórdenes mentales e, incluso, baja autoestima.

La obesidad infantil no afecta solamente a países con pocos recursos, sino también a países desarrollados como España. Los motivos son claros: el sedentarismo actual de nuestra sociedad y la mala alimentación. En nuestro día a día, cada vez tenemos menos tiempo para cocinar en casa. Según los expertos, la clave para reducir los niveles de obesidad infantil es enseñar a comer bien desde pequeños y predicar con el ejemplo.

Rutinas saludables para niños

Dedicar un tiempo a enseñar hábitos alimentarios al niño es prepararlo para su vida adulta. Para ello, es aconsejable organizar un menú variado y lleno de nutrientes que le aportará toda la energía que necesita. Los expertos recomiendan que el 55 % de la energía proceda de los carbohidratos, el 25 % de las grasas y otro 25 % de las proteínas, además de los aportes de fibra y vitaminas del grupo C, D y B.

  • Cumplir con las cinco comidas diarias: el niño debe compatibilizar el desayuno, la comida y la cena con las otras comidas de media mañana y la merienda. Así, su cuerpo está saciado y lleno de energía.
  • Consumir cada día cinco raciones de fruta y verdura: aunque no le gusten o haya que prepararle una rica macedonia, el pequeño debe tomar fruta y verdura. Lo ideal sería que fueran de agricultura ecológica.
  • Tomar cuatro raciones de carbohidratos: prepárale pasta, cereales, arroz, legumbres o patatas. Puedes combinarlos durante la semana para que cada día coma un carbohidrato distinto. Lo aconsejable es comer carbohidratos en todas las comidas menos en la cena.
  • Comer tres raciones diarias de proteínas y lácteos: el calcio y la proteína D están presentes en los lácteos, los huevos, la carne y el pescado. Es muy importante que los niños coman todos estos alimentos, ya que ayudan a la formación de estructuras óseas durante el crecimiento.
  • No olvidar las grasas saludables: dos raciones diarias de grasas saludables son aconsejables, pero con medida. Las puedes encontrar en los frutos secos y el aceite de oliva.
  • Atención con la bollería: se recomienda consumir únicamente una ración semanal de bollería, refrescos o dulces, ya que estos alimentos contienen un alto nivel de azúcar.

Cómo actuar contra la obesidad infantil

  • Preparar un desayuno sano y equilibrado: el desayuno es la comida más importante del día. Debes ofrecerle uno que esté compuesto por alimentos de absorción lenta, que le duren todo el día. ¡Así tendrá energía para rendir en clase y hacer el resto de actividades!
  • Controlar el azúcar: la OMS indica que la cantidad de calorías diarias de azúcar no debe ser mayor del 10 % ni menor del 5 %. Lo ideal es que el niño reciba este nutriente de la fruta y evitar los azúcares ocultos como los concentrados de zumo de fruta, la glucosa, la sacarosa o la malta.
  • Animarlo a practicar deporte: los niños deben realizar actividad física al menos cuatro veces por semana. Si no le gusta el deporte, puedes alentarlo a practicar deportes en equipo. Así, conocerá a nuevos amigos y le será más fácil y divertido integrar la actividad en su rutina diaria.
  • Controlar el tiempo que pasan delante del ordenador: con tanta tecnología, muchos niños se quedan en casa jugando con el ordenador o con el móvil; en consecuencia, no practican suficiente deporte. Para que estén activos conviene que dediquen tiempo a salir a caminar, correr, nadar o a montar en bici.
  • Hablarles de la alimentación sana: enseñar a los más pequeños a comer adecuadamente evita la obesidad en los adultos. Hay que dar a los niños la cantidad necesaria de comida y evitar los premios como una bolsa de dulces.

Si quieres que tus hijos estén rebosantes de energía y con ganas de comerse el mundo, anímalos a hacer deporte y, por supuesto, organiza un menú variado lleno de alimentos saludables para los niños.

Si quieres saber más, en la web de la Fundació Agrupació encontrarás información de las Jornadas sobre la Obesidad Infantil que organiza.

Deja un comentario

Lo más leído

TARGOBANK, AGRUPACIÓ y ATLANTIS forman parte del grupo de empresas de Crédit Mutuel Alliance Fédérale, elegido como banco nº 1 por su relación con los clientes y primer banco francés por la revista Global Finance